Preguntas Frecuentes

PreguntasFrecuentes

¿Qué es un equipo de aire acondicionado?

Son dispositivos electromecánicos que a partir de una energía fuente producen un aire frío que pueden ser controlados, con la finalidad de conseguir disminuir la temperatura en un ambiente que se considera caliente.

¿Para qué sirve un aire acondicionado?

La principal función de este equipo es mejorar la calidad de la temperatura del ambiente. Por ejemplo, en una oficina, son muy comunes estos equipos, ya que se busca mantener siempre una temperatura adecuada, para que las personas que se encuentren en la habitación, se sientan cómodos con el entorno.

¿En qué otros lugares se necesita un aire acondicionado?

Otro de los lugares donde son indispensables, son el los llamados “sites” en informática, ya que se necesita que la habitación donde se encuentren los servidores y dispositivos informáticos se encuentre a temperaturas bajas.

¿Qué equipo de aire acondicionado debo adquirir?

El equipo de que vayamos a conseguir no debe ser tomado a la ligera, mas bien calculando el espacio del entorno para la compra del equipo.

Riesgos enSalud

¿Cuáles son los problemas más frecuentes con el aire acondicionado en los edificios?

Contaminantes procedentes del exterior.

Contaminación generada por sus propios ocupantes: tabaco, fotocopiadoras, operaciones de pintura, limpieza, reparación.

Contaminantes que provienen de zonas especiales: cocina, imprenta, laboratorio.

Escasa renovación del aire.

Diferencias de calidad del aire entre zonas.

Contaminación de origen accidental: vertidos, roturas de recipientes con productos químicos, escapes de gases.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

Oculares: escozor, enrogecimiento y lagrimeo.

Cutáneos: sequedad de la piel, prurito (picor) generalizado o localizado, enrojecimineto.

Vias respiratorias: rinorrea (moquillo), congestión nasal, estornudos, picor nasal, hemorragias nasales, sequedad de garganta, carraspera, ronquera.

Vías respiratorias bajas (bronquios y pulmones): sensación de opresión torácica, sensación de ahogo, pitidos en el pecho, tos seca.

Generales: dolor de cabeza, dificultad para concentrarse, irritablilidad, somnolencia, mareos.

Tambien se han descrito enfermedades más severas: neumonitis por hipersensibilidad, fiebre de los humidicadores, asma, rinitis crónica, dermatitis y excepcionalmente pero con carácter muy grave puede aparecer la temida legionelosis, de la que hemos tenido noticias recientemente.

La solución a estos problemas no es fácil y muchas veces resulta costosa, pero los transtornos que afectan a los ocupates de estos edificios justifican la adopción de medidas, como estudios de calidad del aire, análisis de las fuentes de los problemas y prácticas y correctoras para su solución.